Más de 6.500 casos de cáncer de vejiga en Europa se asocian al agua potable

275

¿Es el agua potable perjudicial para la salud? Estudios epidemiológicos sugieren una respuesta afirmativa a esta pregunta pero hasta ahora ningún estudio científico había “puesto cifras” a la posible relación entre el consumo del agua del grifo y el riesgo de sufrir cáncer.

Una investigación del Instituto de Salud Global de Barcelona (ISGlobal), centro impulsado por La Caixa, en la que se ha analizado el agua potable de 26 países de la UE, relaciona hasta un total de 6.500 casos de cáncer de vejiga –el 5 por ciento del total registrados cada año– con la exposición a los químicos que contiene el agua del grifo, ya sea por ingesta, inhalación o exposición dérmica.

El estudio, publicado en la revista Environmental Health Perspectives, ha analizado por primera vez la presencia de trihalometanos (THM), compuestos volátiles que se generan después de desinfectar el agua con productos químicos, en el agua doméstica de esos países y su impacto en la salud. Las conclusiones evidencian la relación entre la incidencia de la enfermedad y la exposición a estos tóxicos y sitúa a España entre los países con el promedio más elevado de casos de cáncer de vejiga atribuibles a esta exposición. Con un 11 por ciento de casos relacionados, es el cuarto de Europa con mayor afectación, por detrás de Chipre (23%), Malta (17%) e Irlanda (17%), según explica a ABC Cristina Villanueva, investigadora del ISGlobal, coordinadora del estudio.

A su entender, los datos del trabajo son suficientemente concluyentes como para que los gobiernos e instituciones de los diferentes países tomen consciencia del problema y busquen soluciones, entre ellas mejorar el tratamiento de las aguas.

Comentarios