Miércoles 5 de octubre, el día en que se dijo “Chile, la alegría ya viene”.

El miércoles 5 de octubre de 1988, Chile comenzaba a vivir una nueva etapa. Para muchos era el término de una pesadilla y el nacimiento de una nueva esperanza. Para otros, el inicio de un periodo de incertidumbre.

Los chilenos habían decidido en las urnas por el “NO”, por el término del gobierno militar, de la dictadura, del reencuentro con la democracia y el reencuentro con los poderes del Estado.

Este sábado el recuerdo tuvo lugar en la sede capitalina del Partido Radical, con una ceremonia que comenzó con palabras del ex Presidente Ricardo Lagos, además de los discursos de distintos timoneles: Álvaro Elizalde del PS, Fuad Chahín de la DC, y Heraldo Muñoz del PPD.

De cuerdo a Radio Cooperativa, los tres estuvieron marcados por un llamado a la unidad del sector, tanto al interior del Congreso, como con miras a las elecciones municipales y de gobernadores regionales del 2020.

Incluso, el presidente del PPD se comprometió a enviar a sus homólogos de la oposición un borrador del Programa Municipal de Gobernanza Local el próximo lunes.

EL “NO” EN PUNTA ARENAS

Aquel 5 de octubre ponía fin a meses de campaña en Punta Arenas, de la mano de figuras como Roque Tomás Scarpa (DC), Pedro Muñoz (PS) y José Ruiz de Giorgio (DC), y de jóvenes caudillos como Domingo Rubilar (PS) y Miguel Vidal (DC). Se sumaba, además, el trabajo que había desarrollado el Partido Comunista, y la labor comunicacional que había desarrollado el equipo de trabajo de Radio Presidente Ibáñez.

La jornada fue extensa. En Magallanes se conocía que los votantes habían llegado a 85 mil 668, con una abstención de 4,85%. El resultado arrojaba: 57.64% para el NO y 42.36% para la opción SI.

Reconocida la derrota por parte del general Augusto Pinochet, la alegría se tomó las calles de Punta Arenas. Era posible ver a Pedro Muñoz, Carlos Zanzi, Paulo Thomsen, Adriana Soto, Carlos Mladinic, Joaquín Curtze, Juan Vivar, entre otros, encabezando una emocionante jornada.

En la contraparte, la frustración, el dolor y hasta las lágrimas eran evidentes en los rostros de Jorge Vega, Rolando Mancilla, Gerardo Álvarez Rodríguez y Andrés Alessandri.

Y usted, ¿qué recuerda de aquella jornada?

Comentarios