La compañía ratificó que su plazo es noviembre y que continuarán intentando revertir la decisión del tribunal.

Un golpe de gracia recibió ayer la compañía Mina Invierna, luego que el Tribunal Ambiental de Valdivia fallara prohibiendo  el uso de tronaduras para la extracción de carbón en Isla Riesco.

De inmediato las reacciones no se hicieron esperar, abriéndose las interrogantes acerca de cuál será el futuro del carbón en Magallanes y lo que ello conlleva en cuanto a las fuertes laborales que desde hace varios meses se encuentran en riesgo y que ya se han traducido en cientos de despidos.

La empresa ratificó que su plazo es noviembre y que continuarán intentando revertir la decisión del tribunal, teniendo hoy como única instancia el recurrir a la Corte Suprema. “La compañía expresa su profunda decepción ante el fallo del tribunal, cuya consecuencia es la paralización de las operaciones en noviembre de 2019. Sin perjuicio que la empresa está analizando los alcances y fundamentos de lo resuelto. Se trata de una medida incomprensible desde el punto de vista técnico, ambiental y legal que, si se generaliza como criterio, en la práctica dificulta aún más el hacer minería en Chile”, expuso Mina Invierno en declaración pública.

Agregó que la decisión “ha sustituido la función de los órganos técnicos encargados de la evaluación, desestimando todo el proceso que estos realizaron”, con dos ministros de este tribunal que “han decidido invalidar el trabajo y conocimiento especializado de decenas de profesionales chilenos y extranjeros. Cabe recordar que, en reiteradas oportunidades, el Servicio de Evaluación Ambiental, la Superintendencia del Medio Ambiente y el Consejo de Monumentos Nacionales descartaron que el uso de tronaduras generara efectos adversos en el rescate de los fósiles vegetales”.

Agrega que “hoy, más de 1.000 mil personas y sus familias se están viendo afectadas por la pérdida de sus empleos. Con ellos nuestra solidaridad y agradecimiento por su esfuerzo y compromiso”.

Comentarios