Le cayó la estaca en Punta Arenas.

Le cayó la estaca a “El Vampiro”, porque la justicia decidió sentenciarlo a 10 años de cárcel por al menos siete robos perpetrados a partir de 2017 en Punta Arenas.

En marzo Rubén Ruiz Pérez había sido condenado a cinco años, sin embargo, la apelación de la Fiscalía ante la Corte permitió un nuevo juicio. Esta vez la pena fue del doble.

El apodado “Vampiro” fue detenido luego que al interior de su domicilio se se encontraran más de 25 millones de pesos en especies robadas desde dientes inmuebles y locales comerciales, ademas de elementos y herramientas propios del actuar ilícito.

Por el mismo caso, Marcela Ampuero Cabrera fue condenada a cuatro años, con el beneficio de la libertad vigilada, por el delito de receptación.

Comentarios