Empresas tienen cinco meses para hacerlo efectivo.

Situaciones como la registrada este lunes en calle General del Canto con Erasmo Escala, en Punta Arenas, podrían no volver a repetirse en un futuro cercano. En ese punto de Punta Arenas un vehículo con carga pasó a llevar cables, dejándolos tirados sobre la calle, con la consiguiente preocupación y peligro para los vecinos.

Este tipo de hechos es, justamente, lo que se quiere erradicar en todo el país con la ley que obliga a las empresas de telecomunicaciones a retirar los cables aéreos en desuso.

La promulgación de la iniciativa, conocida como “Chao cables”, se hizo efectiva este lunes, regulando el uso del cableado y estableciendo, entre otras cosas, que las compañías son responsables de “instalación, identificación, modificación, mantención, ordenación, traslado y retiro de sus cables aéreos o subterráneos”.

De acuerdo a lo señalado por el Presidente Sebastian Piñera, esto se traduce en “tener una ciudad más linda, más bonita para disfrutarla, más segura”.

“En estos meses, desde marzo del año pasado, hemos logrado sacar 647 kilómetros de cable en desuso. Eso es la distancia entre Santiago y Temuco, o la distancia entre Santiago y Vallenar”, ejemplificó, dando cuenta de que el objetivo es el retiro de más de 2.000 kilómetros de cables en desuso antes del término de su mandato. 

Si bien aún está pendiente el reglamento de la Subsecretaría de Telecomunicaciones (Subtel), se espera que las compañías tengan como máximo un plazo de cinco meses para remover los cables. 

En caso de que no lo retiren en los tiempos definidos por la Subtel, los municipios estarán facultados a hacerlo y podrán cobrarles a las empresas por ello. 

De no cumplir con la nueva normativa, las empresas podrán ser sancionadas con una multa a beneficio municipal que va desde las 100 a 1000 Unidad Tributarias Mensuales (cerca de 50 millones de pesos) tras un procedimiento en un juzgado de policía local. 

Comentarios