Otra vez la Asociación Gremial Tacopa, que reúne a más de 300 socios de taxis colectivos de Punta Arenas aparece en el centro de la polémica. 

La ya cíclica discusión en Tacopa se centra ahora en presuntas irregularidades que tienen que ver con el término del periodo de la actual directiva y de lo que, asegura una integrante del Tricel, es la negativa a desarrollar nuevas elecciones.

María Eugenia Bahamonde fue quien hizo pública esta situación, asegurando que el 30 de abril se cumplió el periodo de gestión de la actual directiva encabezada por Marcelino Aguayo y que hasta hoy los socios se han visto imposibilitados de efectuar una elección. “Entonces estamos sin directorio y ellos siguen firmando, lo que no puede ser. Ellos quieren seguir en el cargo porque quieren mantenerse en el poder”, enfatizó.

Explica que pese a todas las intenciones de cumplir con el proceso “ellos se niegan, entonces están de manera ilegal y es imposible sacarlos, y no quieren informar a nadie de lo que está pasando. Y están en la oficina igual como que no hubiera pasado nada”.

María Eugenia Bahamonde sostiene que las irregularidades pasan además porque no se llama a asamblea, porque no se reconocen las firmas que los socios han reunido, por compras que se realizan con tarjetas de créditos de los miembros de la directiva, y por “negocios” que se hacen sin dar cuenta a nadie. “Hemos hecho la denuncia a la Seremi de Economía, también a Transportes, e incluso se nos dijo que el tema lo hiciéramos público porque no se puede continuar de esta forma. Ahora tras esto se está investigando el caso en Santiago”.

Y aunque en esta oportunidad el hoy ex presidente de Tacopa, Marcelino Aguayo, no se refirió a las denuncias, sí lo hizo en esta misma fecha en 2017 cuando la discusión fue similar y se centró en una supuesta petición de renuncia del dirigente. 

Aseguró que las denuncias carecen de veracidad y que lo que aquí ocurre son sólo diferencias de opiniones con un grupo de personas que buscan enlodar su imagen. 

Comentarios