Miguel Sierpe Gallardo, consejero regional

Hace un par de días se ha promulgado la nueva ley de atención preferente para los adultos mayores. Desde el Parlamento se celebra con entusiasmo y se destaca tan importante avance y, por supuesto, el Gobierno del Presidente Piñera para demostrar “coherencia y consecuencia” envía a nuestra región una delegación del SENAMA a corroborar el descriterio manifiesto de incluir a Magallanes en el famoso llamado a licitación para la administración del Eleam de todo el país.

Como verán, en Magallanes las autoridades del SENAMA iniciaron una atención “preferente” con nuestros adultos mayores, despojándolos de la atención que tenían los beneficiarios del Eleam, creando el desconcierto y angustia entre los pacientes y familiares de los adultos mayores de ese centro en Magallanes.

Mi intención es que a través de este medio pueda expresar opiniones respecto al desarrollo de los acontecimientos, principalmente en nuestra región, pero no podemos ignorar situaciones como lo acontecido en el desastre sanitario que se vivió en Osorno y hacer una simulación ficticia y trasladarlo a Magallanes, al fin y al cabo, sin intentar exagerar, no creo que exista mucha diferencia entre los protocolos de la Sanitaria de Osorno con la de nuestra región. Ahora vemos lamentablemente cómo se repite el doble estándar gubernamental para enfrentar tal situación; personeros de Gobierno intentan disimuladamente minimizar los efectos de aquella contingencia, mientras el Presidente se debate en un profundo análisis para resolver lo que sigue. Para muchos el camino es uno solo y significa poner término a la relación contractual con Essal, mientras la conciencia empresarial del Gobierno aboga para que se debiliten las protestas y se le cobre una multa poco proporcional a la empresa y pase piola.

Tampoco podemos ignorar la crisis producida por las consecuencias de haber desaprovechado la posibilidad de trasplantes, por la incapacidad del Ministerio de Salud de trasladar adecuada y oportunamente los órganos a destino, esto es entre Temuco y Santiago. Hay que preguntarse ¿qué es lo que falló?, es un protocolo, es la no existencia de un procedimiento o es una suma de errores, lo cierto que sea el motivo que sea, otra vez nos encontramos frente a una incoherencia que parece hacer presa de nuestra sociedad. No hay día en que alguien no recurra a la conciencia de la ciudadanía para referirse a la donación de órganos y la importancia de los trasplantes y miren este numerito acontecido hace sólo un par de días; sólo para rematar, la Fach aseguró que había avión disponible. El Ministro dice que no existieron problemas, un chiste, por ello es que he querido titular esta columna de opinión con el nombre que la precede.

Comentarios