El Centro Sismológico Nacional entregó las  características que harían del norte la zona con mayor “ocurrencia” de sismos, junto a la probabilidad de repetir el megaterremoto de Valdivia.

El pasado jueves 1 de agosto un temblor de magnitud 6,6 se percibió en la zona central del país, el segundo más fuerte en los meses que han pasado de 2019, luego de un movimiento 6,7 el 20 de enero de este año.

Dicho temblor, cuyo epicentro se ubicó a 12 kilómetros al noreste de Tongoy, se convirtió en el más fuerte en lo que va del año 2019.

Pero en la zona ya se veía una alta actividad sísmica perceptible por la población, que resalta sobre las otras regiones. De acuerdo a los datos entregados a #24Data por el Centro Sismológico Nacional (CSN), el año pasado hubo 275 sismos “sensibles”, en donde Coquimbo fue la región que más veces tembló, con 89 veces, seguido de Atacama (47) y Valparaíso con Tarapacá, ambas con 30.

Sergio Barrientos, sismólogo y director del CSN, detalló a este portal que el concepto “sensible” refiere a los movimientos que son percibidos por la población, ya que, en estricto rigor, en Chile hubo más de 7.000 movimientos.

“Nosotros avisamos si divisamos un movimiento de, por ejemplo, 3,7 Richter o más, pero es la Onemi la entidad que, mediante sus informadores, los califican como sensibles o no”, complementó.

La información expuesta revela que la mayor cantidad de eventos ocurrieron desde la Región de Coquimbo hacia el norte, zona en donde hay una “frecuencia de ocurrencia sísmica más alta” que el resto del territorio, según Barrientos.

“Uno ve en Socaire y Socompa, ambas áreas ubicadas en la región de Antofagasta, son los lugares que por sus características y condiciones de presión y temperatura a 150 kilómetros de profundidad, tienen más probabilidades de registrar temblores”, consignó el experto.

Agregó que lo expuesto no implica que esta zona pueda tener mas probabilidades de tener un evento mayor, pero “la realidad chilena permite indicar que haya temblores sobre 7,5 fácilmente”.

LOS MÁS FUERTES DE 2018

De los 15 sismos de mayor magnitud en el país durante el 2018, sólo tres superaron la barrera de los 6,0 Richter, lo cual, en palabras de Barrientos, “permite ir delimitando el mapa sísmico del país para futuros análisis”.

No obstante, se repite la tendencia de que los tres movimientos aludidos ocurrieron en el norte.

Barrientos desestimó hacer una proyección del país con estos datos, argumentando que “la normalidad sísmica de Chile acepta que pueda haber un terremoto de grado 8”.

Sin embargo, aclaró que entre Arauco hasta la Península de Taitao “deberían pasar cientos de año para que vuelva a repetirse un megasismo como el 9,5 Richter de Valdivia, de 1960, por la gran cantidad de energía liberada”. Pero esto no impide que ocurran en esta área, o en la zona del terremoto del 2010, algún terremoto 7,5 Richter “que también podría generar daños”.

24 HORAS

Comentarios