Por primera vez.

Por primera vez, un estallido de ondas de radio cósmicas se ha rastreado hasta su punto de origen: en este caso, una galaxia a unos 3.600 millones de años luz de la Tierra.
Estas ráfagas de radio son sólo flashes de radio de milisegundos de duración, y esas ráfagas rápidas en sí mismas no son raras en el espacio. Pero descubrir de dónde vienen es increíblemente difícil.

A las personas les encanta creer que son de una civilización extraterrestre avanzada, y esta hipótesis no ha sido descartada por completo por los investigadores de Breakthrough Listen, un programa de investigación científica dedicado a encontrar evidencia de vida inteligente en el universo.

Los astrónomos pudieron precisar la fuente de un estallido de radio rápido y repetitivo en 2017. Pero los estallidos de radio individuales son más difíciles de identificar porque no vuelven a ocurrir.

El estallido de radio único, denominado FRB 180924, fue descubierto por el radio telescopio Pathfinder, o ASKAP, en el Australia Occidental.

Tres de los telescopios más grandes del mundo, Keck, Gemini South y el Very Large Telescope del Observatorio Europeo del Sur, pudieron visualizar la explosión. Los hallazgos de esta observación fueron publicados el jueves en la revista Science.

Las explosiones de radio rápidas, a menudo denominadas FRB, fueron descubiertas por astrónomos por primera vez en 2007. La búsqueda para descubrir más explosiones de radio desde entonces ha descubierto 85, incluidas dos ondas que se repiten desde el mismo lugar.

“Este es el gran avance que el campo ha estado esperando desde que los astrónomos descubrieron las explosiones de ondas de radio rápidas”, dijo Keith Bannister, autor principal del estudio e ingeniero de investigación principal en CSIRO, la agencia nacional de ciencia de Australia.

Debido a que los estallidos son tan cortos y difíciles de rastrear, el equipo de Bannister encontró una manera de congelar y guardar los datos recopilados por el Australian Square Kilometer Array Pathfinder en una fracción de segundo después de que el telescopio detectó un estallido.

Se utilizaron datos de la detección para crear un mapa que muestra el punto de origen. El estallido provino de una galaxia del tamaño de la nuestra, a 3.600 millones de años luz de distancia. Está en las afueras de esa galaxia.

“Si nos parásemos en la Luna y miráramos a la Tierra con esta precisión, podríamos decir no solo de qué ciudad provino la explosión, sino también de qué código postal, e incluso de qué cuadra de la ciudad”, dijo Bannister.

“Identificamos el hogar de la galaxia de la explosión e incluso su punto de inicio exacto, a 13.000 años luz del centro de la galaxia en los suburbios galácticos”, dijo Adam Deller, autor del estudio y profesor asociado del Centro para la Universidad de Tecnología de Swinburne en Astrofísica y Supercomputación.

CNN

Comentarios