En 2018 se incautó casi una cajetilla de cigarrillo por habitante en Chile

370

El contrabando creció el año pasado en un 36% respecto a 2017 y casi se ha triplicado desde el año 2015.

Más de 14 millones de cajetillas de cigarrillos fueron incautadas por autoridades chilenas en 2018, casi una para cada uno de los 17 millones de habitantes de nuestro país.
El contrabando creció el año pasado en un 36% respecto a 2017 y casi se ha triplicado desde el año 2015, cuando la cifra total apenas superó las 5 millones de cajetillas.
De acuerdo a la Organización Mundial de la Salud, se estima que uno de cada 10 cigarrillos y demás productos de tabaco consumidos a nivel mundial tiene origen ilegal.
La internación ilegal de cigarrillos provocó en 2018 pérdidas en impuestos del orden de los 44 mil millones de pesos, informó Aduanas de Chile a la Comisión de Hacienda de la Cámara de Diputados.
Sin embargo, y a pesar del enorme volumen de cigarrillos incautados, ese no es el producto más decomisado en nuestras aduanas. Durante el primer trimestre de 2019 los objetos más requisados fueron artículos de escritorio, juguetes y accesorios para celulares.
En general, el ingreso ilícito de productos a territorio nacional se hace a través de pasos no habilitados, caminos alternativos y en zonas portuarias.

PENAS


Sobre el mismo tema, por haber sido objeto de indicaciones el proyecto, iniciado en moción, que aumenta las penas para el contrabando de tabaco y que modifica la Ordenanza de Aduanas, vuelve a la Comisión de Hacienda para continuar su debate en particular, dada la presentación de indicaciones.
La iniciativa fue aprobada en general por la Sala de la Cámara de Diputados, por 119 votos a favor y tres abstenciones.
El artículo único que contiene el proyecto incorpora dos nuevas penas a las ya vigentes. La primera establece una multa de una a cinco veces el valor de la mercancía objeto de delito y presidio menor en su grado medio (desde 541 días a tres años y un día), si ese valor supera las diez unidades tributarias mensuales y no excede las 25 unidades tributarias mensuales (UTM). En el caso de exceder las 25 UTM, el presidio menor puede llegar a su grado máximo (hasta cinco años).
En este caso, además, cuando la mercancía objeto del delito se encuentre afecta a tributación especial o adicional, o cuando exista reincidencia, el responsable será castigado con la pena de presidio menor en su grado máximo a presidio mayor en su grado mínimo (desde tres años y un día a diez años) y multa de una a cinco veces el valor de la mercancía objeto del delito.
El texto propone una gradualidad en los casos de reincidencia. Para la aplicación de la pena de multa, el mínimo será de dos veces el valor de la mercancía para el que hubiese reincidido una vez; de tres para el que hubiere reincidido dos y así sucesivamente, hasta llegar a cinco veces el valor de la mercancía como monto de la multa para el que hubiere reincidido cuatro veces o más.

Comentarios